Directorio       |

Sitios de interés

La identidad institucional del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán está conformada por la misión, visión, objetivo general y los valores institucionales.

 

Misión del Sistema para el Desarrollo Integral De La Familia En Yucatán: Brindar servicios de calidad, eficientes, con un trato humano, digno y respetuoso en materia de asistencia social a la población más necesitada y vulnerable del Estado de Yucatán, fortaleciendo las acciones que contribuyan al desarrollo integral de la familia y fomentando sus capacidades en un esquema de participación, prevención, equidad e inclusión.

 

Visión del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán: Ser reconocido como el organismo rector de servicios asistenciales en el Estado de Yucatán que, con eficiencia, calidad, y trato humano, digno y respetuoso en sus acciones, contribuya a mitigar la situación de marginación y exclusión de los sectores yucatecos más vulnerables, fortaleciendo a la familia como factor fundamental del desarrollo y bienestar humano.

 

Objetivo General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán: Procurar acciones que promuevan el desarrollo integral de las familias yucatecas y de grupos en situación de vulnerabilidad en coordinación con instancias federales, estatales y municipales, contribuyendo a mejorar su calidad de vida, a través de políticas públicas, programas de asistencia social, prestación de servicios y realización de diversas actividades que promuevan valores y  fortalezcan el tejido social.

 

Valores Institucionales del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán:

 

1. Servicio e interés público: Las personas servidoras públicas actúan buscando en todo momento la máxima atención de las necesidades y demandas de la sociedad por encima de intereses y beneficios particulares, ajenos a la satisfacción colectiva. Orientan sus esfuerzos al logro de resultados, procurando en todo momento un mejor desempeño de sus funciones a fin de alcanzar las metas institucionales según sus responsabilidades.

 

2. Respeto: Las personas servidoras públicas se conducen con austeridad y sin ostentación, y otorgan un trato digno, humano, cálido y cordial a las personas en general y a sus compañeros y compañeras de trabajo, superiores y subordinados, considerando sus derechos, de tal manera que propician el diálogo cortés y la aplicación armónica de instrumentos que conduzcan al entendimiento, a través de la eficacia y el interés público. Asimismo, las personas servidoras públicas respetan los derechos humanos, y en el ámbito de sus competencias y atribuciones, los garantizan, promueven y protegen.

 

3. Integridad: Las personas servidoras públicas se conducen con rectitud apegadas a procedimientos y políticas establecidas; actúan siempre de manera congruente con los  principios que se  deben observar  en el desempeño  de un empleo,  cargo, comisión o función, convencidas en el compromiso de ajustar su conducta para que impere en su desempeño una ética que responda al interés público y generen certeza plena de su conducta frente a todas las personas con las que se vinculen u observen su actuar. Las personas servidoras públicas no utilizan su empleo, cargo o comisión para obtener o pretender obtener algún beneficio, provecho o ventaja personal o a favor de terceros, ni buscan o aceptan compensaciones, prestaciones, dádivas, obsequios o regalos de cualquier persona u organización, debido a que están conscientes que ello compromete sus funciones y que el ejercicio de cualquier cargo público implica un alto sentido de austeridad y vocación de servicio.

 

4. Legalidad y Transparencia: Las personas servidoras públicas hacen sólo aquello que las normas expresamente les confieren y en todo momento someten su actuación a las facultades que las leyes, reglamentos y demás disposiciones jurídicas atribuyen a su empleo, cargo o comisión, por lo que conocen y cumplen las disposiciones que regulan el ejercicio de sus funciones, facultades y atribuciones. Asimismo, las personas servidoras públicas en el ejercicio de sus funciones privilegian el principio de máxima publicidad de la información pública, atendiendo con diligencia los requerimientos de acceso y proporcionando la documentación que generan, obtienen, adquieren, transforman o conservan; y en el ámbito de su competencia, difunden de manera proactiva información gubernamental, como un elemento que genera valor a la sociedad y promueve un gobierno abierto, protegiendo los datos personales que estén bajo su custodia.

 

5. Trabajo en equipo: Las personas servidoras públicas colaboran entre sí y propician la cooperación para alcanzar los objetivos comunes previstos en los planes y programas gubernamentales, generando así una plena vocación de servicio público en beneficio de la colectividad y confianza de la ciudadanía en sus instituciones.

 

6. Inclusión y no discriminación: Las personas servidoras públicas prestan sus servicios a todas las personas sin distinción, exclusión, restricción, o preferencia basada en el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o afiliación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o en cualquier otro motivo.

 

7. Equidad: Los servidores públicos, en el ámbito de sus competencias y atribuciones, garantizan que todas las personas, sin importar sus características o diferencias, accedan con las mismas condiciones, posibilidades y oportunidades a los bienes y servicios públicos; a los programas y beneficios institucionales, y a los empleos, cargos y comisiones gubernamentales.

 

8. Compromiso: Los servidores públicos toman conciencia de la importancia, el alcance y la trascendencia que tiene el hecho de cumplir con sus funciones y desempeñarse  adecuadamente en un empleo, cargo o comisión dentro del instituto; así como también creen, aceptan y se identifican con la misión, visión, objetivos y con los valores institucionales, de forma tal, que son proactivos, ponen toda su voluntad y llevan al máximo sus capacidades para brindar una atención de calidad a las necesidades y demandas de la sociedad, a través de realizar efectivamente sus funciones, encomiendas y atribuciones.

 

9. Responsabilidad social, cultural y ambiental: Las personas servidoras públicas en el desarrollo de sus actividades evitan la afectación del patrimonio cultural - social de cualquier nación y de los ecosistemas del planeta; asumen una férrea voluntad de respeto, defensa y preservación de la cultura, la sociedad y del medio ambiente, y en el ejercicio de sus funciones y conforme a sus atribuciones, promueven una sociedad más justa, así como fomentan la protección y conservación de la cultura y el medio ambiente, al ser el principal legado para las generaciones futuras.

 

10. Excelencia: Las personas servidoras públicas se desempeñan con calidad y eficiencia, dando garantía de lo óptimo, en las funciones correspondientes a su empleo, cargo o comisión; actúan en apego a las normas, reglamentos, planes y programas previamente establecidos, son productivas y optimizan el uso y la asignación de los recursos públicos en el desarrollo de sus actividades para lograr los objetivos institucionales. Constantemente demuestran características sobresalientes, siendo responsables, comprometidas, éticas, respetuosas, empáticas y solidarias, disponiendo de una calidad superior en su servicio que las hará dignas de una alta estimación y aprecio por parte de la ciudadanía en general.

 

 

 

 

Contacto

 

TELÉFONO: (999) 942 20 30

Lunes - Viernes: 8:00 AM  a  3:00 PM

 

DIRECCIÓN

Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán

Av. Alemán num. 355, col. Itzimná

C.P. 97100 Mérida, Yucatán, México

Síguenos en nuestras redes